noticias nacionales

17/11/2017

Entrevista a Gerardo Martinez

L20

  • Foto noticia UOCRA - Entrevista a Gerardo Martinez

El L20 con la Presidencia de Gerardo Martinez, Secretario General de UOCRA y Secretario de Relaciones Internacionales de la Confederacion General del Trabajo de la República Argentina, se encuentra abocado a definir los lineamientos para su actividad durante la Presidencia Argentina, que asumirá el día 1 de diciembre de 201

El L 20 con la Presidencia de Gerardo Martinez, Secretario General de UOCRA y Secretario de Relaciones Internacionales de la Confederacion General del Trabajo de la República Argentina,  se encuentra abocado a definir los lineamientos para su actividad durante la Presidencia Argentina, que asumirá el día 1 de diciembre de 2017.
¿Cuál es el aporte del G-20 a la gobernanza global? ¿Cuál es su especificidad con respecto a otros foros y organismos internacionales?
El G20 es un ámbito internacional que surgió en 1999 como un foro de coordinación económica y financiera internacional de las principales economías del mundo, donde se buscó representar equilibradamente los intereses de los países desarrollados del G-7 y los de los principales países en desarrollo. Como fruto de la crisis del 2008 y su impacto sobre el empleo y las condiciones de vida, fue cobrando creciente relevancia el tratamiento de cuestiones políticas y sociales de impacto global. 

Hacia el interior del G20 funcionan diferentes grupos de trabajo y reuniones ministeriales para abordar los puntos esenciales de la agenda. Estos espacios sirven para discutir y coordinar políticas y acciones en una gran variedad de temas, como el Grupo de Desarrollo, cuyo objetivo principal es la implementación de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, el Grupo de Empleo, donde se tratan e impulsan medidas relativas a la inserción laboral y del bienestar de la población, y otros que hacen al medioambiente y la promoción de energías renovables. 

Los trabajadores organizados a través de la CSI constituimos el denominado L-20, integrado por representantes sindicales de los países miembros, y participamos con voz consultiva en todos los niveles en debate.

Con un enfoque más moderno y dinámico, el G20 se plantea como foro privilegiado para hacer frente a los desafíos globales, a través de una cooperación política más efectiva y la promoción de acciones concretas que impacten en sus Estados miembro y en los demás actores internacionales. El país que ejerce la presidencia y hace de sede tiene la potestad de sugerir e impulsar los grandes temas que se tratan con el consenso de los países que lo conforman. 

¿Cuál es la posición que llevará el sindicalismo representado en el L-20 a las Reuniones de 2018? 
La crisis económica y financiera del 2008 puso de manifiesto las consecuencias sociales que los problemas del mercado de trabajo, y en particular las dificultades de empleo, ocasionan sobre las sociedades. Está claro que además de la paz, en términos sociales, la pobreza y la desigualdad son temas centrales de nuestras sociedades y la única forma real de combatirlos es con educación, trabajo decente (empleo de calidad) y protección social. 

El déficit de empleo y trabajo decente continúan siendo las secuelas de la crisis y no se van a reducir disminuyendo los derechos laborales. Los organismos internacionales descartan que ese camino  pueda actuar como generador de empleo en el mediano o largo plazo y vienen trabajando en coordinación para alertar y alentar sobre esta situación, prueba de ello son los avances logrados a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2030, el Pacto Mundial para el Empleo en OIT, la Declaración sobre la Justicia Social para una Globalización Equitativa, etc.

Fortalecer la coherencia de las políticas macroeconómicas y sociales, estimular y favorecer el diálogo social sigue siendo el camino para avanzar en la resolución de los problemas del empleo. La situación post crisis demuestra que el trabajo decente tiene una importancia central tanto desde el punto de vista productivo como social, por el impacto en los hogares y en la demanda como un freno al desempleo, la precariedad, la pobreza y el hambre.
¿Cuáles son sus expectativas con respecto a la realización del G-20 en Argentina? 
Argentina es el primer país de América Latina en ser electo anfitrión y presidencia de ese espacio, cargo que empezará a ejercer formalmente el 1° de diciembre de 2017 y se extenderá durante casi todo el 2018. Esa tarea de gran relevancia nos coloca frente al desafío de continuar avanzando en la senda de la articulación necesaria entre las dimensiones económicas, comerciales y productivas con el empleo. Es decir en la interrelación entre lo económico y lo social. 

Debemos avanzar sin duda en la profunda relación entre educación, formación profesional y el trabajo decente, sin dejar de lado iniciativas que ya han comenzado su trayecto como la de distribución funcional del ingreso y desigualdad, que coloca en el centro del debate ese tema asociado a salarios y distribución del ingreso. Cuestión sobre la cual, incluso organismos como el FMI y el BM han afirmado que son obstáculo al desarrollo sustentable.

El tema de los migrantes y sus derechos, así como la inserción laboral de estos tomó preeminencia que se expresó en fuertes debates en el último G20 en Alemania, nuestra región podría hacer su aporte en este sentido.

Finalmente deberíamos avanzar en el eje de la seguridad social como dimensión central y forma de protección frente al desempleo y la pobreza. Las declaraciones y acciones internacionales van avanzando y van sembrando nuevos desafíos, van instalando nuevos temas, nuevas concepciones de lo que debemos hacernos cargo, como los cambios tecnológicos y como afectan al mundo laboral que formarán parte de la agenda, en el camino del futuro del trabajo
 

Más noticias